miércoles, 28 de junio de 2017

ÁLVARO IBÁÑEZ CAMPEÓN DE ESPAÑA ABSOLUTO 2017



ÁLVARO IBÁÑEZ CAMPEÓN DE ESPAÑA ABSOLUTO 2017

MANUEL BARGUES BRONCE Y RODRIGO ALEGRE 8º

El sábado se proclamó campeón de España absoluto, lo que supuso la antesala del triunfo colectivo. El del Saes-Bu hizo una notable competición, nunca perdió la concentración y se llevó una igualada final en la que supo templar los nervios. El burgalés se colgó la medalla de oro y subió a lo más alto del podio, donde también estuvo su compañero de equipo Manuel Bargues. El tirador valenciano consiguió el bronce. En tierras madrileñas también hizo un gran papel el junior local Rodrigo Alegre, que se quedó en los cuartos de final.

Desde el inicio Álvaro Ibáñez demostró estar muy metido y en las previas solo perdió un combate, por lo que pasó como número dos y lo hizo directamente al cuadro de 16. También evitaron el cuadro de 32 Manuel Bargues, que fue el número 3, y Rodrigo Alegre, que entró como duodécimo.

Los tres pasaron los octavos de final. Ibáñez dio buena cuenta de Pablo Alcarria, al que derrotó por 15-8. Bargues dejó en 10 a Cristóbal Rodríguez, mientras que Alegre logró una contundente victoria ante Guillermo Sánchez (15-8).

La armada del Saes-Bu quedó diezmada en cuartos de final y es que Alegre no pudo con Diego Calderón, con el que perdió por 9-15. La aventura para el joven burgalés acababa, aunque después de demostrar su alto nivel pese a ser aún junior. Su compañero Bargues no tuvo problema para deshacerse de Ángel Fabregat, al que venció por 15-8, mientras que a Ibáñez le costó algo más dejar en la cuneta a Eugeni Gavaldá (/(15-12).

Los dos compañeros del club local se enfrentaron en semifinales y el mayor aplomo y experiencia del burgalés hizo que lograra el triunfo. Ibáñez no le dio opción y venció 15-8.

Guillermo Migallón fue su adversario en el combate final. Después de que el marcador se mantuviera igualado, el madrileño tomó ventaja en los puntos definitivos y se colocó 11-13. Fue entonces cuando surgió el oficio de Álvaro Ibáñez.

No se desconcentró y siguió muy metido en la competición. El vértigo comenzó a hacer mella en su oponente y se llegó a los instantes finales con 14-14. Una sobresaliente maniobra ofensiva del burgalés le dio la victoria y una medalla de oro que supone una recompensa al enorme trabajo que ha realizado a lo largo de la campaña.

No hay comentarios: